3.03. Unciales y cursivos

Hay una notable diferencia entre la escritura de los documentos griegos comunes antiguos - tales como cartas y facturas - y la escritura de las obras literarias. Los primeros (cursivos) están escritos con minúsculas y muchas de sus letras están unidas; pero los segundos (unciales) se escribían casi exclusivamente con letras mayúsculas bien formadas y separadas, adaptadas de las mayúsculas que se usaban en las inscripciones.

En contraste con los manuscritos hebreos, en los cuales las palabras estaban separadas con una marca o con un espacio, los manuscritos griegos no presentan esas divisiones. En los antiguos manuscritos griegos faltan signos de puntuación, acentos y los espíritus suaves y ásperos (característicos del idioma griego).

Las letras mayúsculas de esos manuscritos son llamadas "unciales", nombre que deriva de la palabra latina uncia, que significa "duodécima parte". Se supone que una línea común de tal escritura contiene doce de esas letras. Un códice escrito en mayúsculas se llama uncial.

A comienzos del siglo IX empezó a desarrollarse una escritura cursiva más bella y elegante que la antigua para la producción de libros. Las letras eran más pequeñas, tomaban menos espacio y podían escribirse más rápidamente que las unciales. Estas letras fueron llamadas minúsculas, del latín minusculus: de pequeñas dimensiones.

El manuscrito más antiguo escrito con minúsculas es un texto griego que ahora está en Leningrado, y que lleva la fecha de 835 d. C.

Desde fines del siglo IX los manuscritos cursivos o en minúscula fueron sustituyendo más y más a los unciales, hasta que fueron completamente reemplazados alrededor de los siglos X u XI.

Por lo tanto:
(1) son exclusivamente unciales los manuscritos bíblicos griegos escritos hasta el siglo VIII, inclusive;
(2) los que pertenecen a los siglos IX y X unos son unciales y otros cursivos; y
(3) los del siglo XI en adelante, todos son cursivos.

La manera de escribir es, pues, uno de los factores que ayudan a determinar la antigüedad de un manuscrito bíblico. Otros factores son la forma de las letras, el estilo de la escritura, la clase de abreviaturas usadas y la relación existente entre las letras y las líneas trazadas.

Todos estos factores juntos hacen posible que un paleógrafo pueda determinar con aproximación la antigüedad de documentos escritos aun cuando no lleven fecha. Los escribas, acostumbrados a escribir en columnas angostas en los papiros, continuaron con ese hábito cuando escribían en hojas de pergaminos de un tamaño mucho mayor; por eso escribieron varias columnas en una página.

Los manuscritos bíblicos más antiguos bastante completos - el Sinaítico, el Vaticano y el Alejandrino - tienen respectivamente cuatro, tres y dos columnas.

La mayoría de los manuscritos bíblicos unciales tienen dos columnas, semejantes a las Biblias modernas; en cambio, los manuscritos cursivos por lo general sólo tienen una columna por página, pues a medida que pasaba el tiempo se hizo más pequeño el tamaño de los libros.

Otro indicio externo de los antiguos manuscritos bíblicos que ayuda al estudiante del Nuevo Testamento a comprender ciertos problemas de exégesis, es el hecho de que la división de palabras al final de una línea se hacía arbitrariamente, sin regla alguna.

De modo que un vocablo podía ser dividido en cualquiera de sus letras. Esto produjo ciertas variantes en los manuscritos bíblicos y en las traducciones.

Por ejemplo, en Marcos 10:40 los antiguos traductores al latín leían αλλοις allois en vez de αλλ οις all hois, con lo cual Jesús estaba diciendo "para otros está preparado", en vez de "para quienes está preparado".

Como los manuscritos antiguos no tenían signos de puntuación, las frases eran a veces divididas incorrectamente. Un ejemplo clásico de esta división se halla en Luc. 23:43.

Aunque los escribas separaban a veces los párrafos mediante espacios, sus manuscritos no tenían divisiones por medio de capítulos o versículos como se hace en las Biblias actuales.


En el siglo XIII se comenzó la división de la Biblia en capítulos. Según algunos especialistas la hizo Esteban Langton, arzobispo de Canterbury (m. 1228 d. C.); pero según otros el autor de esa innovación fue el cardenal español Hugo de San Caro, alrededor del año 1250 d. C.


La división en versículos se introdujo tres siglos después, cuando el editor Roberto Estienne, de París, empleó esas divisiones en su edición grecolatina de 1551 para ayudar a encontrar los pasajes en los dos textos diferentes.

Las palabras sagradas Dios, Señor, Jesús y Cristo casi siempre se abreviaban por medio de una contracción. Se piensa que esto se hacía por reverencia, así como lo hacían los escribas hebreos con el Tetragrámaton (YHWH, las cuatro letras, nombre de Dios) en los MSS hebreos del AT.

Con el correr del tiempo aparecieron en los manuscritos abreviaturas y contracciones, en su mayoría palabras relacionadas con Dios y asuntos sagrados. A estas palabras, llamadas nómina sacra, se les colocaba encima un trazo horizontal para indicar la contracción.

3.02. Pergamino

Los manuscritos más famosos y mejor conservados del Nuevo Testamento no están escritos en papiros sino en pergaminos, material hecho con el cuero de cabritos, ovejas, becerros y antílopes. Esos cueros eran curtidos con cal, limpiados, raspados, alisados y extendidos sobre una armazón.

Aunque este proceso se usó durante siglos para curtir cueros, los habitantes de Pérgamo se especializaron tanto en ese oficio durante el siglo II a. C. que ese material recibió el nombre de esa ciudad. Por eso en español decimos "pergamino".

Un manuscrito en pergamino era llamado por los griegos διφθερα [diphthera], y los romanos le daban el nombre de membrana, palabra latina transliterada al griego que usa Pablo en 2 Tim. 4:13 "Trae, cuando vengas, el capote que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos - μεμβρανας [membranas]".

Durante la última parte del período imperial romano, los pergaminos sustituyeron a los papiros hasta tal punto que éstos perdieron su importancia. Por eso los manuscritos bíblicos producidos en ese tiempo, como el Códice Vaticano y el Códice Sinaítico del siglo IV, están escritos en pergaminos.

Eusebio, el historiador eclesiástico, refiere que en 331 d. C. el emperador Constantino ordenó que se prepararan 50 copias de las Escrituras en pergaminos para las iglesias de Constantinopla, la nueva capital del imperio (Vida de Constantino iv. 36).

Los códices de pergamino por lo general se hacían superponiendo cuatro hojas rectangulares, doblándolas por el medio y uniéndolas con una costura en el doblez. Estas secciones eran luego encuadernadas como un libro moderno. Básicamente, este es el método que aún se usa para encuadernar los libros.

La tinta para escribir sobre pergaminos no era por lo general la tinta a base de carbón u hollín que se usaba en los papiros, pues ésta podía borrarse fácilmente, sino una tinta hecha con hierro y bilis o hiel de animales.

La pluma fina semejante a una brocha, usada para los papiros, fue reemplazada en el período griego y romano por la pluma dividida en el centro, hecha de caña o de metal.

Las líneas horizontales, espaciadas uniformemente e impresas sobre el pergamino con un punzón metálico, daban a la escritura una apariencia uniforme, y las verticales similares señalaban el ancho de las líneas escritas y los márgenes. El efecto de las impresiones de la escritura eran visibles en el reverso como líneas en alto relieve, y por esto sólo se usaba un lado para escribir.

Los que copiaban la mayor parte de los manuscritos en pergamino eran escribas profesionales. Si se hacía un pedido especial se podían conseguir ediciones de lujo en hojas de pergamino muy fino. En esos casos se escribía con sumo cuidado y las letras iniciales eran verdaderas obras de arte.

Algunos pergaminos eran teñidos de color púrpura y estaban escritos con tinta de plata u oro, como pueden verse algunos ejemplares en las bibliotecas de Patmos, Leningrado, Viena, Londres y Roma. En la Edad Media con frecuencia se añadían cuadros en miniatura a estos textos.

Los pergaminos eran costosos, y con frecuencia en tiempos de dificultades económicas se los usaba de nuevo. El manuscrito era lavado con jabón y agua, y si lo que estaba escrito no desaparecía con ese procedimiento, era raspado con piedra pómez y cuchillos hasta que se eliminaba la mayor parte de la escritura anterior.

Un manuscrito escrito en un pergamino usado anteriormente recibe el nombre de codex rescriptus: "códice escrito de nuevo", o palimpsesto: "raspado de nuevo".

El texto anterior, que se borraba, era por lo general el más importante por ser el más antiguo. Esos palimpsestos son, con frecuencia, muy difíciles de descifrar, y su restauración requiere un estudio paciente y cuidadoso auxiliado por el empleo de fotografías infrarrojas. Los dos manuscritos bíblicos más famosos de este tipo son el Códice de Efrén, que está en París, y un manuscrito de los Evangelios en siríaco, del monasterio de Santa Catalina, del monte Sinaí.

Los pergaminos continuaron siendo el material más importante para escribir hasta el siglo XVI, pues desde entonces cedieron su lugar al papel. Los chinos inventaron el papel en el siglo II a. C., y aunque los árabes lo introdujeron en el mundo occidental en el siglo VIII d. C., su uso no se generalizó hasta el siglo XIII.

3.01. Papiro

Este material de escritura se originó en Egipto. Los documentos más antiguos escritos en papiros egipcios datan de la 6.ª dinastía egipcia, del 3er. milenio a. C.
Se sabe con certeza que desde 1100 a. C. los rollos de papiro eran un artículo importante de exportación, y que los egipcios lo intercambiaban por madera de cedro en el puerto fenicio de Gebal, y desde aquí los fenicios lo llevaban a todas partes del mundo mediterráneo.
Los griegos deformaron el nombre Gebal y lo llamaron Biblos, y como recibían de esa ciudad el material para escribir llamaron biblos tanto a dicho material como a los rollos hechos de él. Esta palabra se introdujo en el castellano a través del latín y se transformó en la palabra Biblia, el Libro de los libros, o en palabras tales como bibliografía, biblioteca, etc.
Después de que Egipto abrió sus fronteras a los extranjeros en el reinado de Psamético I (663-609 a. C.), el papiro se convirtió en el principal material de escritura del mundo antiguo, y mantuvo esa categoría durante muchos siglos. En el período de los Tolomeos y de los romanos había grandes fábricas y depósitos de papiros en Alejandría.

El papiro se hacía del tallo de la planta de papiro que, en la antigüedad, crecía abundantemente en el delta del Nilo. El tallo, una vez cortado, era dividido en tiras delgadas de unos 25 cm de largo y se hacían capas; se superponían dos de éstas - una vertical y la otra horizontalmente -, y luego eran pegadas con una especie de goma y se hacía presión sobre ellas. Cuando estas hojas cuadradas se secaban, las superficies eran alisadas con piedra pómez.
Por lo general sólo se escribía sobre la superficie en que las fibras corrían horizontalmente; pero por razones de economía a veces se escribía en ambos lados. El apóstol Juan habla de un rollo escrito por ambos lados (Apoc. 5: 1).

Para escribir una carta, una solicitud o un mensaje corto, por lo general bastaba una sola hoja de papiro. Sin embargo, las composiciones literarias necesitaban un rollo que se hacía pegando por sus extremos una cantidad de hojas.
La longitud más común de un rollo era de unos 10 m, pero algunos eran mucho más largos. El gran Papiro Harris que está en el Museo Británico, es el más largo que se ha encontrado; tiene una longitud de 42 m.

Estos rollos o libros, llamados por los griegos biblia y por los romanos volumina, se encontraban en las bibliotecas públicas y privadas y en las librerías de las grandes ciudades durante los períodos helenístico y romano.
Con toda probabilidad, los originales de los Evangelios y de las epístolas del Nuevo Testamento fueron escritos en rollos de papiro lo suficientemente largos como para abarcar todo el libro.
Para los Hechos de los Apóstoles, el libro más largo del Nuevo Testamento, habría hecho falta un rollo largo. Para una carta breve como Filemón, 2 ó 3 Juan y Judas, bastaría una sola hoja.

Durante el siglo II d. C. aparecieron los libros encuadernados. Una cantidad de hojas anchas se ponían una sobre otra, luego se doblaban por el medio y se las unía con una costura en el doblez, como las secciones de un libro moderno. Estos libros eran llamados códices.

La pluma para escribir en el papiro se hacía con una caña cuya punta había sido deshecha hasta tener la forma de una brocha fina. La tinta era una mezcla de hollín, agua y una sustancia gomosa. Se escribía en columnas de un ancho variable, que por lo general incluían de 14 a 30 letras.

3.00. Materiales para escribir

Los escritores del Nuevo Testamento disponían de diversos materiales para escribir.

El pueblo generalmente escribía en fragmentos de alfarería (ostracones), en tablillas de madera recubiertas de cera, en cuero y pergaminos, y en papiros.

Cuando se trataba de documentos más extensos o de obras literarias, como es el caso de los libros del Nuevo Testamento, el papiro era el material de escritura más barato y más frecuentemente usado.

2.05. La restauración del texto original

Lo antedicho muestra la naturaleza de las variantes textuales que encuentra el estudiante de los manuscritos del Nuevo Testamento. A fin de reconstruir un texto que sea lo más idéntico posible al original, el investigador debe clasificar esas variantes y escoger entre ellas. Esto implica una ardua labor crítica hecha científicamente.

En primer lugar, debe tenerse en cuenta cada manuscrito bíblico existente. Esos manuscritos deben ser estudiados y reproducidos mediante copias fotográficas. Estos textos quedan así al alcance de los eruditos en general, y no únicamente como exclusividad de unos pocos doctos en la materia que quizá vivan cerca de donde se conservan esos manuscritos. Este proceso es especialmente necesario en el caso de los manuscritos más antiguos, pues generalmente son los más valiosos para los estudios textuales.

Una comparación de los manuscritos más antiguos con los de fecha más reciente revela errores que pueden reconocerse fácilmente y ser eliminados. A veces los mismos errores aparecen en una cantidad de manuscritos que se remontan en forma particular a un texto llamado "arquetipo". Si este arquetipo existe, entonces los eruditos pueden desechar, por carecer de importancia para el estudio textual, todas las copias posteriores basadas en dicho arquetipo. Los investigadores comparan después los diversos arquetipos para tratar de llegar a lo que probablemente sea el texto original de todos los manuscritos. Esta tarea de descubrir el arquetipo más antiguo posible, basándose en el material de todos los manuscritos disponibles, se llama recensión.

El trabajo de la crítica textual es más difícil de lo que parece según la descripción precedente. La relación mutua de varios manuscritos no siempre se reconoce fácilmente, pues algunos de ellos pueden no ser nítidos descendientes de un arquetipo, sino híbridos en su forma. El erudito del Nuevo Testamento no sólo debe enfrentar estos problemas sino también comparar, con sentido crítico, las traducciones más antiguas y las citas de pasajes del Nuevo Testamento en los escritos de los padres de la iglesia, y valorar su evidencia comparándolas con la de los manuscritos.

Se sabe que hay más de 5.200 manuscritos del Nuevo Testamento griego. Esta gran cantidad aumenta la obra del especialista en crítica textual; sin embargo, esto es lo que le permite conseguir resultados más fidedignos y satisfactorios que los que hubiera obtenido si sólo tuviera a su disposición unos pocos textos antiguos para sus comparaciones, como es por ejemplo, el caso del erudito que se ocupa de literatura antigua extra bíblica, pero que sólo dispone de unas pocas copias antiguas. Esto sucede con la famosa Constitución ateniense de Aristóteles, y la Didachê, obra cristiana del siglo II, pues en ambos casos sólo se conocen copias muy posteriores. Cuando esto sucede, es imposible determinar la forma original de estos textos.

2.04. La naturaleza de las variantes textuales - III

Además de todas las variantes involuntarias ocasionadas por imperfecciones humanas, aparecen otros cambios en algunos manuscritos posteriores que revelan un esfuerzo intencionado por mejorar el texto.

En algunos casos, pasajes difíciles fueron simplificados con observaciones aclaratorias; en otros, palabras toscas fueron reemplazadas por otras más elegantes, y en otros lugares, construcciones gramaticales en desuso fueron cambiadas por otras más comunes.

Algunos manuscritos de los Evangelios muestran que sus copistas fueron influenciados por expresiones similares en textos paralelos, y otros cambiaron expresiones poco comunes de citas del Antiguo Testamento para que concordaran con textos del Antiguo Testamento que les eran familiares.

Codex_alexandrinus, el testimonio más antiguo en griego del texto bizantino en los Evangelios – Lucas 12:54-13:4.
Como los libros del Nuevo Testamento circularon profusamente y muchos miles de copias fueron escritas por personas de diversa capacidad lingüística, es fácil comprender cómo se introdujeron tales variantes en los manuscritos bíblicos.

Los dirigentes de la iglesia advirtieron esas diferencias y de vez en cuando se esforzaban por preparar un texto uniforme mediante revisiones; y por eso a veces declaraban que ciertos pasajes eran correctos aunque no siempre se basaban en la evidencia de manuscritos antiguos.

En esta manera la iglesia sancionó un texto griego - el Bizantino - que generalmente fue aceptado durante siglos, aunque probablemente difería en muchos detalles de los textos conocidos por la iglesia primitiva.

2.03. La naturaleza de las variantes textuales - II

Otra clase de errores frecuentes es la omisión de palabras, de frases o hasta de líneas completas.

Todo mecanógrafo (o digitador) sabe cuán fácil es saltar de una palabra a otra igual que se halla en una línea posterior, omitiendo así el trozo que hay entre esas dos palabras. Los eruditos llaman a esto un error "homoioteléutico", esto es, omisión debido a similitud o parecido de ciertas palabras.

En los manuscritos del Nuevo Testamento no sólo se encuentra esta clase de omisión textual, sino también otras.

En otros casos aparecen adiciones en el texto cuando, por ejemplo, se añade el artículo definido en ciertos pasajes, que no los tienen en los manuscritos más antiguos.

La palabra "Jesucristo" aparece en lugares donde en los textos más antiguos sólo dice "Jesús", y también el atributo "santo" se antepone a la palabra "Espíritu".

Unas variantes son originadas por errores ortográficos; otras, por confundir palabras que parecen similares a la vista, pero que tienen un significado diferente.

Los manuscritos más antiguos del Nuevo Testamento se escribieron sólo con mayúsculas, sin espacios entre las palabras, sin signos de puntuación y sin acentos; por lo tanto, era fácil que el ojo inexperto leyera mal ciertas palabras.

Además, es evidente que ciertas notas escritas por lectores en los márgenes de algunos manuscritos, a veces se consideraban erróneamente como parte del texto original por algún copista posterior, quien las incorporó a los nuevos manuscritos.

Esos copistas pensaban, sin duda, que la anotación marginal era una omisión de un copista anterior, y que se había escrito en el margen después de descubrirse el supuesto error. Por esta razón han aparecido en manuscritos posteriores adiciones que no se hallan en las copias más antiguas.

2.02. La naturaleza de las variantes textuales - I

Muchos de los manuscritos bíblicos no fueron preparados por escribas profesionales, sino - especialmente en los primeros siglos cuando las iglesias todavía eran pobres - por cristianos de escasa educación. La caligrafía deficiente, las muchas faltas de ortografía y otros errores de copia debidos a la poca preparación en el arte de escribir, muestran que así fue. 

Un típico error de los copistas es el intercambio de sinónimos tales como "hablar", "decir" o "expresar". 

Muchas de esas sustituciones aparecen en los manuscritos del Nuevo Testamento, aunque en tales casos el significado del texto no ha sufrido. Por ejemplo, algunos manuscritos tienen en Mateo 25:11 la palabra ἦλθον [êlthon] "vinieron", en vez de ἔρχονται [érchontai], "vienen":
La diferencia sólo atañe a un tiempo verbal (verbo ἔρχομαι [érchomai]) que quizá sea imperceptible en una traducción.

En muchos lugares difiere la secuencia de las palabras de un manuscrito a otro, aunque el pensamiento sea idéntico. También en este caso la mayoría de las diferencias no tienen importancia, como lo demuestra el ejemplo de Mateo 4:1. Observe a continuación las traducciones literales de cuatro manuscritos de este pasaje:



2.01. Necesidad de un detenido estudio textual

Aunque sólo unas pocas de las miles de variantes en el Nuevo Testamento son teológicamente significativas, ya que el teólogo cristiano y el estudiante de la Biblia deben basar su fe en las declaraciones auténticas de los escritores de la Biblia, es sumamente importante la tarea de procurar un texto digno de confianza.

Por lo tanto, al erudito bíblico le corresponde la tarea de estudiar cuidadosamente los manuscritos neotestamentarios, a fin de restablecer un texto que esté tan cerca del original como sea humanamente posible.

Generalmente una obra tal se conoce con el nombre de "crítica textual" o "baja crítica".

Mediante un proceso de diligente estudio crítico, la crítica textual se esfuerza por descubrir y eliminar errores de copistas para llegar a un texto bíblico que, en todo lo posible, sea el mismo que salió de las manos de los escritores originales.

Esta obra ha sido sumamente fructífera, y lo que ha logrado la crítica textual y sus descubrimientos, han hecho mucho para restablecer la confianza en el texto de la Biblia.

2.00. Los manuscritos del Nuevo Testamento

Los libros del Nuevo Testamento fueron escritos unos 14 siglos antes de que se inventara la imprenta en el mundo occidental.

El único método de reproducir la Biblia fue, durante largos siglos, copiar su texto a mano.

Todos los manuscritos originales de las Escrituras se han perdido, por lo tanto, el Nuevo Testamento que ahora tenemos es hecho a base de copias, las más antiguas de las cuales se escribieron muchos años después de la muerte de sus autores originales.

Es casi seguro que ninguna de las copias que existen fue hecha de los escritos originales, sino de otras copias; y en el proceso de recopiar las Escrituras durante siglos, en manuscritos posteriores de la Biblia se filtraron algunos errores de copia.

La exactitud de las obras impresas se puede comprobar si se dispone de los manuscritos originales del autor; se pueden hacer cambios o correcciones cuando se publica una nueva edición, y esos cambios se ven fácilmente comparando todas las ediciones.

Pero el proceso es diferente cuando se trata de obras que durante siglos han sido escritas a mano y no tenemos los manuscritos originales.

En este caso se necesita, con frecuencia, una laboriosa comparación científica antes de que el erudito pueda pensar que probablemente han llegado al texto original de cada pasaje.

1.19. Hebreos - La obra literaria magistral del NT

Desde el punto de vista del lenguaje, la Epístola a los Hebreos es la obra literaria magistral del Nuevo Testamento, pues contiene una riqueza de bellas expresiones griegas dentro de un estilo que fluye hermosamente. Su estructura sintáctica muestra un ritmo placentero, con juegos de palabras (muy agradables al oído del que los lee en griego) como los siguientes:
 
(1) Capítulo 5:8
ἔμαθεν [émathen] "aprendió" y ἔπαθεν [épathen] "padeció".
καίπερ ὢν υἱὸς ἔμαθεν ἀφ’ ὧν ἔπαθεν τὴν ὑπακοήν
kaiper ôn huiós émathen aph' hôn épathen tên hupakoên
Lit: "y aunque siendo hijo aprendió de lo que padeció la obediencia"
"Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia" (RV-1960)
 
(2) Capítulo 13:14
μένουσαν  [ménousan] "permanente" y μελλουσαν [mellousan] "por venir".
οὐ γὰρ ἔχομεν ὧδε μένουσαν πόλιν ἀλλὰ τὴν μέλλουσαν ἐπιζητοῦμεν
ou gar echomen hôde ménousan polin alla tên méllousan epizêtoumen
Lit: "porque no tenemos aqui una permanente ciudad pero la por venir buscamos"
"porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir" (RV-1960)
 
El estudio que acabamos de hacer es una pequeña muestra de cuán abarcante es la investigación del idioma original del Nuevo Testamento. Para entender plenamente el verdadero significado del mensaje divino es insuficiente un conocimiento del griego clásico, pues los escritores de la Biblia no usaron ese lenguaje. Es necesario captar el significado de las palabras del Nuevo Testamento según el lenguaje familiar del pueblo común del siglo I, ya que los apóstoles escribieron para esa clase de gente.

1.18. Pablo y el uso culto del griego - II

A veces Pablo usa recursos literarios impresionantes para que sus palabras sean gratas al oído. La lectura en griego de Romanos 12:3 muestra cuán notablemente empleaba las palabras ὑπερφρονεῖν [huperphroneîn], φρονεῖν [phroneîn] y σωφρονεῖν [sôphroneîn].
 
"λέγω γὰρ διὰ τῆς χάριτος τῆς δοθείσης μοι παντὶ τῷ ὄντι ἐν ὑμῖν μὴ ὑπερφρονεῖν παρ’ ὃ δεῖ φρονεῖν ἀλλὰ φρονεῖν εἰς τὸ σωφρονεῖν ἑκάστῳ ὡς ὁ θεὸς ἐμέρισεν μέτρον πίστεως".
 
"Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto (ὑπερφρονεῖν [huperphroneîn]) de sí que el que debe tener (φρονεῖν [phroneîn]), sino que piense (φρονεῖν [phroneîn]), de sí con cordura (σωφρονεῖν [sôphroneîn]), conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno" (Romanos 12:3). La belleza literaria de este versículo se pierde en la traducción.
 
En otros pasajes Pablo también emplea la aliteración, o sea, el uso de palabras de sonido semejante. En Filipenses 3: 2, 3 hay un juego de palabras donde los términos κατατομή [katatomê] y περιτομή [peritomê] revelan la habilidad literaria de Pablo:
 
"βλέπετε τοὺς κύνας βλέπετε τοὺς κακοὺς ἐργάτας βλέπετε τὴν κατατομήν. ἡμεῖς γάρ ἐσμεν ἡ περιτομή οἱ πνεύματι θεοῦ λατρεύοντες καὶκαυχώμενοι ἐν Χριστῷ Ἰησοῦ καὶ οὐκ ἐν σαρκὶ πεποιθότες".
 
"Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores (τὴν κατατομήν [tên katatomên], "el cortamiento") del cuerpo. Porque nosotros somos la circuncisión (ἡ περιτομή [hê peritomê]), los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne" (Filipenses 3:2, 3).
 
Y, ninguna traducción puede exhibir adecuadamente el encanto literario de combinaciones como:
 
(1) φθόνος [phthónosy φόνος [phónos], "envidia" y "homicidio".
"πεπληρωμένους πάσῃ ἀδικίᾳ πονηρίᾳ πλεονεξίᾳ κακίᾳ μεστοὺς φθόνου φόνου ἔριδος δόλου κακοηθείας ψιθυριστάς".
 
"estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia,  homicidios, contiendas, engaños y malignidades". (Romanos 1:29).
 
(2) ἀσύνετος [asúnetosy ἀσύνθετος [asúnthetos], "necios" y "desleales".
"ἀσυνέτους ἀσυνθέτους ἀστόργους ἀνελεήμονας".
 
"neciosdesleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia" (Romanos 1:31).

1.17. Pablo y el uso culto del griego - I

Pablo también demuestra en sus cartas que conocía el uso culto del griego, y sus expresiones y la elección de palabras revelan a veces que estaba bien familiarizado con el ático clásico. Sus epístolas manifiestan claramente su educación en la ciudad universitaria de Tarso, y que conocía bien los mejores escritos de su tiempo. Las siguientes palabras literarias, tomadas del gran número de las que aparecen en sus epístolas, demuestran esto, aunque su excelencia se pierda en la traducción:

(1) δίψος [dípsos], "sed". - "En trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed (δίψει [dípsei] dat. sing. neutro), en muchos ayunos, en frío y en desnudez" (2 Corintios 11:27).

(2) ἐγκρατεύομαι [egkrateuomai], "ejercer dominio propio", "ser temperante". - "Pero si no tienen don de continencia (ἐγκρατεύονται [egkrateúontai] - Presente Indicativo, 3ª pl.), cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando" (1 Corintios 7:9).

"Todo aquel que lucha, de todo se abstiene (ἐγκρατεύεται [egkrateúetai] Presente Indicativo, 3ª sing.); ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible" (1 Corintios 9:25).

(3) ἀθανασία [athanasía], " inmortalidad". - "Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria" (1 Corintios 15:53, 54).

"El único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén" (1 Timoteo 6:16).

(4) ἐλευθερία [eleuthería], "libertad". - "Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad" (2 Corintios 3:17).

(5) ἀνακεφαλαιόω [anakephalaióô], "resumir". - "Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume (ἀνακεφαλαιοῦται [anakephalaioûtai] - Presente Indicativo Pasivo, 3ª sing.): Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Romanos 13:9).

"de reunir (ἀνακεφαλαιώσασθαι [anakephalaiôsasthai] - Aoristo Infinitivo Medio) todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra" (Efesios 1:10).

(6) δώρημα [dôrêma], "don". - "Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don (χαρισμα [charisma]) vino a causa de muchas transgresiones para justificación" (Romanos 5:16).

(7) πολιτεύομαι [politeúomai], "comportarse". - "Solamente que os comportéis (πολιτεύεσθε [politeúesthe] - Presente del Imperativo Medio, 2ª pl.) como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio" (Filipenses 1:27).

(8) πλεονέκτης [pleonéktês], "avaro". - "no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros (τοῖς πλεονέκταις [tois pleonéktais] - dat. pl.), o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro (πλεονέκτης [pleonektês] - nom. sing.), o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis" (1 Corintios 5:10, 11).

"ni los ladrones, ni los avaros (πλεονέκται [pleonéktai] - nom. pl.), ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios" (1 Corintios 6:10).

"Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro (πλεονέκτης  [pleonektês] - nom. sing.),  que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios" (Efesios 5:5).

1.16. Diferencias literarias en los libros del Nuevo Testamento - III

Lucas empleó un griego más elegante que el de Marcos y Mateo; casi no usó palabras de procedencia extranjera. En vez de los vocablos latinos equivalentes a "impuesto", “capitán", "centavo", "azotar", empleó términos griegos apropiados. La construcción de sus frases también muestra un uso más refinado de las cláusulas griegas. Une las oraciones subordinadas con las principales mediante formas participiales o por pronombres relativos. Lucas siempre define claramente el sujeto de la oración, pero Marcos usa con frecuencia el pronombre "él" en forma ambigua.

Lucas y Mateo narran ciertos relatos omitidos por Marcos, en donde se advierte el uso de un griego más refinado en el primero que en el segundo. Lucas se expresa mejor en griego en aquellas partes de Hechos donde informa como testigo presencial, que en su Evangelio y en la primera parte de Hechos donde basa su narración en el testimonio escrito u oral de otros. La forma como Lucas se expresa en griego revela que tuvo una instrucción muy buena; a veces se aproxima al estilo clásico.

1.15. Diferencias literarias en los libros del Nuevo Testamento - II


De todos los autores del Nuevo Testamento, Marcos es el que usa mayor cantidad de palabras extranjeras.

Entre éstas hay términos semíticos:

"Entonces Pedro dijo a Jesús: Maestro (ῥαββί [rabbí ], del hebreo רַב [rab] "rabino"), bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas, una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías" (Marcos 9:5) - En los relatos paralelos Lucas (9:33) usa el título griego ἐπιστάτης [epistátês] "maestro, "amo", "Señor", y Mateo (17:4) usa κύριος [kúrios] "Señor".

"Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro (ῥαββουνί [rabbouní ], voz aramea, "mi maestro", ) que recobre la vista" (Marcos 10:51),

"Y decía: Abba (ἀββα [abba] "padre", del arameo אַב ['ab] "padre"), Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú" (Marcos 14:36),

"Y tomando la mano de la niña, le dijo: Talita cumi (ταλιθα κουμ [talitha koum], del arameo טָלֶה [taleh] y קוּם [kowm]); que traducido es: Niña, a ti te digo, levántate" (Marcos  5:41),

"Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (Κορβᾶν [korbân], del hebreo קָרְבָּן [qorban] "dádiva", "ofrenda", literalmente "lo que es traído cerca") (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte" (Marcos 7: 11),

"Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era tentado por Satanás (Σατανᾶς [Satanâs] "adversário", "acusador", del hebreo שָׂטָן [satan]) , y estaba con las fieras; y los ángeles le servían" (Marcos 1:13),

"a Jacobo hijo de Zebedeo, y a Juan hermano de Jacobo, a quienes apellidó Boanerges (Βοανηργές [boanêrgés] "hijos del trueno", del arameo בֵּן [ben] "hijo", y רְגַז [rĕgaz] "rabia", "ira") , esto es, Hijos del trueno" (Marcos 3:17),

y palabras latinas:
"Viniendo ellos, le dijeron: Maestro, sabemos que eres hombre veraz, y que no te cuidas de nadie; porque no miras la apariencia de los hombres, sino que con verdad enseñas el camino de Dios. ¿Es lícito dar tributo (Gr. κῆνσος [kênsos], latín: census) a César, o no? ¿Daremos, o no daremos?" (Marcos 12:14).

"Respondiendo él, les dijo: Dadles vosotros de comer. Ellos le dijeron: ¿Que vayamos y compremos pan por doscientos denarios (Gr. δηνάριον [dênárion], latín: denarius) , y les demos de comer?" (Marcos 6:37).

"Y el centurión (Gr. κεντυρίων [kenturíôn], latín: centurio) que estaba frente a él, viendo que después de clamar había expirado así, dijo: Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios" (Marcos 15:39).

"Y Pilato, queriendo satisfacer al pueblo, les soltó a Barrabás, y entregó a Jesús, después de azotarle (verbo "azotar", Gr. φραγελλόω [fragellóô], latín: flagello ) , para que fuese crucificado" (Marcos 15:15).

Un amante del griego culto no podría haberse sentido satisfecho con las muchas palabras extranjeras del Evangelio de Marcos ni con su indudable uso monótono de la conjunción καί [kai], "y", "también". En estos aspectos los autores de los otros Evangelios han proporcionado un texto mucho más fluido. Por ejemplo, Mateo evitó κράβαττος [krábbatos], "una camilla", "una cama" (palabra extranjera de dudoso origen, empleada por Marcos), y en su lugar usó la palabra griega correcta: κλίνη [klínê] :

Marcos: "Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho (κράβαττος [krábbatos]) en que yacía el paralítico"... ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho (κράβαττος [krábbatos]) y anda? (Marcos 2:4, 9).

Mateo: "Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama (κλίνη [klínê]); y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados... Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dice entonces al paralítico): Levántate, toma tu cama (κλίνη [klínê]), y vete a tu casa" (Mateo 9:2, 6).

En lugar de la expresión semítica "hijos de los hombres" (τοῖς υἱοῖς τῶν ἀνθρώπων [tois huiois tôn anthrôpôn]) (Marcos 3:28), Mateo sencillamente habla de "los hombres" (τοῖς ἀνθρώποις [tois anthrôpois]) al presentar la misma declaración de Jesús (Mateo 12:31). En otras partes eludió así mismo otras frases semíticas. En vez de usar monótonamente la conjunción καί [kai], "y", "también", con frecuencia unió sus cláusulas por medio de las partículas τότε [tóte], "entonces", y δέ [de], "pero", o recurrió al uso del participio.


1.14. Diferencias literarias en los libros del Nuevo Testamento - I

Cualquiera que lea el griego bíblico puede reconocer diferencias en estilo literario dentro del Nuevo Testamento. El que sabe poco griego, que lee sin dificultad lo que escribió Juan, quizá se desespere cuando trate de leer la segunda Epístola de Pablo a los Corintios o la Epístola a los Hebreos.

Los autores del Nuevo Testamento pertenecían a diferentes estratos sociales y habían pasado por diversas clases de instrucción y educación. Esas diferencias del ambiente de donde procedían se reflejan en su lenguaje. Algunos usaban las formas más sencillas del griego familiar, mientras que otros procuraban expresarse en forma literaria en su estilo y expresiones.

El griego más sencillo del Nuevo Testamento es el del Apocalipsis, en tanto que el más refinado y elegante estilo se aprecia en la Epístola a los Hebreos. Los escritos de Lucas están muy cerca de esta epístola por la excelencia de su estilo, y las cartas que llevan el nombre de Pablo quizá sigan a continuación.

El Evangelio de Marcos está en el extremo opuesto, o sea, escrito en un lenguaje muy sencillo. E autor se preocupó más por el importante contenido de su estudio que por la forma literaria.